Entiende tu cuerpo a los 30

Por  |  0 comentarios

Puedes sentir los 30 como un tramo agridulce en tu vida. Mientras te conviertes en una mujer independiente y defines tu identidad, tu cuerpo comienza a mostrar los primeros signos del paso del tiempo. Y así como ganas estabilidad en el terreno profesional, vas descubriendo que el estrés que se desprende de esta estabilidad también hace mella en tu salud y tu físico.

Afortunadamente, conocer la metamorfosis que va teniendo lugar en ti te ayudará a limitar los efectos nocivos y frenarlos.

Por supuesto, para algunas mujeres estos aspectos tienen mayor impacto que para otras. Pero hay determinadas preocupaciones que nos conciernen a todas por igual llegadas a los 30. Aprende cómo afecta cada etapa de tu vida a tu cuerpo y cómo remediar (siempre que sea posible) o mejorar lo que la madre naturaleza ha establecido en nuestro camino.

¿Qué pasa en tu cuerpo a los 30?

Comienzan a dejarse ver las primeras arruguitas derivadas de los excesos. Los 30 pueden ser la época en la que pagas el precio por haberte pasado con el sol y/o las fiestas.

Los años de felicidad que tantas sonrisas te han arrancado en tu adolescencia y a lo largo de tus 20 también dejan rastro en el surco de tu boca y las patas de gallo que ahora es cuando empiezan a divisarse.

Esas arrugas de la felicidad son totalmente naturales. Tu piel crece contigo, se hace menos elástica y poco a poco va perdiendo la capacidad de regeneración. Si a esto le añadimos las horas bajo el sol de antaño, los efectos del fotoenvejecimiento son mucho más evidentes. La medicina estética y la cosmética junto a un plan de alimentación y deporte deben de instaurase YA en tu vida.

¿Y qué pasa con el tiempo a los 30?

Una de las mayores preocupaciones de las mujeres a los 30 es encontrar tiempo para el deporte y esto puede llegar a eser muy estresante. Entre el trabajo, la casa, la relación de pareja y/o la vida social y si hay algún niño de por medio es casi imposible encontrar el tiempo para estar en forma, fuerte y tener un cuerpo definido.

Esto sin mencionar todos los beneficios saludables del deporte que se están dejando de un lado: la actividad deportiva regular decrece el riesgo de padecer  infarto o diabetes y mejora muchísimo los síntomas de la depresión y el estrés.

¿Kilos de más?

El metabolismo se realentiza con el paso de los años. Si sumamos la falta de ejercicio a las largas horas sentadas aquí está la explicación de que muchas mujeres ganen algunos kilos en sus 30. Si se quiere mantener un peso saludable hay que gestionar el tiempo y sacar unos minutos para la actividad diaria.

Una buena optimización de la agenda seguro te dará al menos 40 minutos para cuidar tu cuerpo ya sea haciendo bici, corriendo o nadando, como más te guste. Para motivarte más, existe una correlación científica de que cuidarte y sentirte guapa te harán más feliz. No hay excusas entonces.

Llevar una dieta equilibrada es ahora más importante que nunca. Baja las grasas saturadas y aumenta el consumo de frutas y verduras. Asegúrate de que tu dieta es también rica en calcio, el mineral que mantiene tus huesos y dientes fuertes y sanos.

Se despierta el instinto maternal

La idea de tener un bebé comienza a rondar tu cabeza. Está en tu naturaleza femenina tener estos sentimientos, se llama instinto maternal. El pico de fertilidad suele estar en los 20 pero muchas mujeres tienen embarazos sanos a lo largo de los 30. Pasados los 35 se incrementa el riesgo de sufrir problemas durante el embarazo. A partir de esta edad también se hace más difícil quedarse embarazada.

Aún así,no te agobies. Cada cosa a su tiempo y todo lo demás estará bien cuando tú estés en las coordenadas exactas. Mira a Jennifer Aniston, a sus 45 años y embarazada. Vale, no todas somos Jennifer Aniston y 45 años no es la edad más recomendable pero calma y las cosas vendrán por si solas.

A pesar de todos los cambios que van teniendo lugar en tu cuerpo no tienes que preocuparte porque los 30 están viviendo su época gloriosa y sí, son los nuevos 20. Y lo que es mejor todavía, hay estudios que certifican que la edad espléndida es a partir de los 33, es entonces cuando comienzas a ser más feliz ya que se acaban los síndromes de Peter Pan. Es cierto que la inocencia se pierde pero nuestro sentido de la realidad se mezcla con la confianza en nosotras mismas, en nuestras virtudes y capacidades.

¿Volverías el tiempo hacia atrás? Probablemente no cambiarías toda la experiencia que ahora tienes por sentirte un poco más joven. Y oye, si sabes cómo hacerlo puedes estar mucho más espectacular a los 30 y a los 40 que a los 20. Que comience el show, a ponerse guapa.

Debe de iniciar sesión para dejar un comentario Iniciar sesión

Coméntanos algo