El peso perfecto: la clave no es lo que comes, es lo que escribes

Por  |  0 comentarios

Probablemente seas muy como yo y no tengas ni idea de cuánta comida ingieres a lo largo del día. Y aunque lo supieras, es realmente difícil saber la cantidad de calorías que consumimos a diario, por lo que olvídate de hacer cuentas en tu cabeza y volverte loca. Mejor anótalo. Porque sí, perder peso puede ser una tarea realmente dura llevar una calculadora mental de calorías es realmente una tragedia.

Los científicos han hallado la solución para que alcances tu peso ideal sin llegar a perder los nervios. Se trata de una tarea muy sencilla aunque has de habituarte a ella: escribe un diario de lo que comes.

Empieza ya tu diario de comidas

Este estudio se llevó a cabo con más de 2.000 personas que estaban a dieta y a las que se las animó a anotar todo lo que iban tomando a lo largo del día. El resultado fue que el número de kilos perdidos estaba altamente relacionado con el número de días que habían escrito en sus cuadernos. Así que, si estás decidida a perder peso y te lo has propuesto como una meta seria, ya puedes tomar un cuaderno vacío para ir anotando cada cosa que digieres.

A continuación encontrarás 5 razones más para que no te de pereza echar el cuaderno a tu bolso y plasmar cada alimento que pasa por tu boca:

1. Sabrás las calorías que realmente consumes

Como te decía al principio, es complicado saber el número de calorías que ingieres al día y es fundamental este conocimiento para poder llevar un equilibrio entre lo que consumes y lo que gastas para encontrar el punto clave de pérdida de peso. La situación empeora todavía cuando comes fuera. No se trata de que te obsesiones, pero sí de que tengas un control aproximado de los alimentos más básicos. Puedes consultar la tabla de calorías de legourmett.cl o portalfitness.com, donde también tienes otra completa guía de alimentos con sus correspondientes calorías

2. Controla el picoteo entre comidas

Realiza una lista mental de lo que comiste ayer. Probablemente recuerdes el desayuno, la comida y la cena pero ¿los picoteos? Estos se le escapan a la memoria. ¿Y qué hay de las patatas que picaste del plato de tu chico?

Es fácil pasarse comiendo de más y es algo que hay que evitar, sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de veces que comemos lo hacemos por ansiedad y es alimento que realmente no necesitamos.
En ocasiones cumplimos la dieta a rajatabla pero son esos pequeños bocados los que no nos dejan adelgazar porque nos aportan un gran número de calorías.

3. Descubrirás en qué falla tu dieta

Te sorprenderás de lo que piensas que has comido a lo que realmente has comido una vez lo veas anotado en el diario. Incluso la gran diferencia que puede haber en ocasiones. Seguramente creas que comes un montón de verduras y ensaladas, más de lo que en realidad haces.

De verdad, prueba el diario y luego compruébalo por ti misma. Verás cuántas carencias nutritivas tienes y la clave para perder peso es una dieta equilibrada que precisa de productos integrales, vegetales de colores, lácteos, frutos secos (a pesar de su gran estigma la ciencia ha demostrado que son necesarios para tener un peso saludable).

4. Te darás cuenta por qué tienes atracones

Comer con ansiedad no es tener hambre, es eso, estar nerviosa y pagarlo con tu cuerpo introduciéndole más comida de la que necesita. Los expertos sugieren que cuando esto te ocurra anotes en el diario qué sensaciones experimentas, todas y cada una de ellas. Tanto la satisfacción que te produce comer en ese momento como el enfado o tristeza y la causa que o pensamientos que flotan en tu mente y que te conducen a los atracones.
Cuando empieces a identificarlos entonces mira a ver cómo puedes modificar estos patrones. Si no lo puedes hacer sola acude a un profesional ya que tu salud puede estar en peligro. Mientras te curas de este mal hábito, elimina de tu cocina todo tipo de snacks con azúcar que solo te provocarán más ansiedad y llena tu nevera de frutas y verduras. Mastica chicles y bebe agua. Una vez que entiendas tus pensamientos y lo tengas controlado, lo cual no es un proceso sencillo pero sí posible, te sentirás libre para comer sanamente. Escribir las emociones que experimentas es la clave para conocerlas, aunque al principio no tengan mucho sentido.

5. Verás resultados rápidamente

Tu diario poco a poco también te revelará cómo vas mejorando, y lo notarás en tan solo una semana. También podrás descubrir qué decisiones son las que te han llevado a la pérdida de peso, si ha sido la semana que más pescado has consumido o la que menos leche has introducido en tu dieta.

Un diario dietético es un refuerzo muy importante y positivo, cuando veas los logros y la evolución que has conseguido y que te hace sentir más saludable.

No olvides recompensarte cuando consigas un logro, intenta que al principio los premios no sean con comida ya que estás asociando algo bueno con la alimentación y eso es precisamente lo que evitamos a toda costa.
La comida no es un castigo. Esto grábalo en tu mente. Puedes disfrutar de todas las comidas en su justa medida y manteniendo una actitud positiva.

Ya puedes comenzar a escribir la historia de tu peso perfecto.

 

Debe de iniciar sesión para dejar un comentario Iniciar sesión

Coméntanos algo