¿Por qué las famosas recuperan la figura tan rápido después de dar a luz?

Por  |  0 comentarios

Y mejor reformulada la pregunta ¿podemos las mujeres “reales” recuperar la figura tan rápido?

Parece que cada día aparece una nueva famosa anunciando su embarazo y todavía más sorprendente es que que a las pocas semanas (literal) de dar a la luz ya está totalmente lista para posar en bikini en la portada de alguna revista como recién salida del instituto.

Miranda Kerr apareción así a los pocos día de dar a luz

La respuesta a la pregunta de si podemos las mujeres reales recuperar la figura tan rápido es que depende de la presión a la que nos queramos someter siempre y cuando nuestra carrera dependa al igual que la de ellas de estar delante de flashes. Si no tienes prisa, puedes tener una figura igual que la de las famosas, meses después de dar a luz pero no te va a venir por gracia divina, tampoco les viene a las celebrities.

Dejando a un lado las largas horas de entrenamiento bajo la supervisión del personal trainner a las que están sometidas ellas por exigencias profesionales, ¿qué puedes hacer tú para lucir el tipín de antes?

  1. Comienza a cuidarte en el embarazo

    Es totalmente normal ganar peso durante el periodo de gestación pero esto no te da carta blanca para comer chocolate, tarta y patatas fritas a cualquier hora. Tendrás antojos y tendrás que mimarte de vez en cuando pero con prudencia o lo pagarás caro después. Intenta caminar y estirar las piernas todo lo que puedas haciendo que la circulación fluya. Toma aire fresco y despeja tus pulmones. Es tan beneficioso para ti como para el bebé.

    Así aseguró Shakira que hizo en su primer embarazo: mucho Zumba, casi hasta el final. No tiene por qué ser Zumba, puede ser un poco de pilates o incluso caminatas ligeras diarias, pero a conciencia de que se trata de mantenerte activa y en forma. No vas a levantar pesas de 15 kilos pero sí a energetizar tu cuerpo.

  2. Pierde peso con solo dar a luz

    Una vez que das a luz hay pérdida inmediata de peso aproximadamente entre 4-5 kilos. La lactancia también es de gran ayuda para adelgazar ya que hay un gasto calórico de 800 calorías diarias. Mientras tu cuerpo se recupera en las siguientes 4-6 semanas puedes comenzar un programa de ejercicio que potenciará esa pérdida de peso.

  3. Comienza un plan de entrenamiento

    No es preciso que acudas al gimnasio todos los días, de hecho puedes establecer una rutina de 3-4 días semanales. Si no tienes mucho contacto con el gimnasio puedes contratar a un entrenador personal para las primeras sesiones. Él establecerá un plan de ejercicios acorde a tus objetivos y tu estado físico. Una vez adquieras un poco de soltura ya podrás realizarlo por tu cuenta.

    Procura además que sea entrenamiento variado: durante una semana puedes hacer cardio combinado con pesas. Una semana después cambiar la rutina por algo de yoga o crossfit. Lo que sea con tal de estar en movimiento y que vayas modificando las sesiones.

  4. Cumple una dieta

    Tienes que disociar la palabra dieta con pasar hambre. Ha de tratarse de un plan alimenticio totalmente equilibrado que te mantenga saciada. Es importante que una nutricionista te eche un cable sobre todo en la fase de lactancia.La clave está en adoptar las siguientes estrategias:

    • Espacia tus comidas y expande tus calorías a lo largo del día.
    • El desayuno ha de ser la comida más importante de tu plan de alimentación.
    • Pescado, legumbres, cereales integrales y carnes magras te ayudarán a estar saciada.
    • Come frutos secos que son de digestión lenta y te mantendrán saciada por más tiempo.
    • Fruta fresca y verduras y un montón de agua y té verde.
  5. Lo más importante: date tiempo

    Los expertos aconsejan pensar primero en la salud y no apresusarse pero tampoco relajarse. Puede que no estés para meterte en los vaqueros que tanto te gustan en cuestión de semanas pero si sigues los consejos en pocos meses lo conseguirás y lo mejor es que no tendrás que ir a ninguna revista para admirar cómo otra famosa lo ha conseguido.

  6. Tratamientos estéticos

    Si el embarazo se te ha ido de las manos y no has sido cuidadosa desde el primer momento, puedes encontrar algo de dificultad en eliminar la grasa localizada en determinadas áreas como cartucheras, flancos o abdomen. Cuando ésta se ha instalado y no tienes tiempo para estar 4 horas al día haciendo ejercicio, puede que una Liposucción o un tratamiento similar sin cirugía sea la mejor opción para deshacerte de estos incómodos adipocitos. Existen alternativas como el Aqualix o el Liposonix que no requieren de cirugía y tienen un precio mucho más reducido, además de ofrecer resutlados realmente buenos y definitivos.

    Para las que ya han sido mamis en varias ocasiones y sufren de decolgamiento en la piel, optar por tratamientos como la Abdominoplastia para recuperar el vientre plano no es una opción descabellada y en ocasiones es la única que queda. De hecho, hay celebrities que han afirmado habérsela realizado como única solución a su problema de flacidez abdominal. Se rumorea que Angelina Jolie podría haber pasado por el quirófano para hacerse una.

    Otro de los problemas estéticos que surgen en el embarazo son las estrías. Con la alimentación y el deporte podemos prevenirlas y matizarlas pero si deciden instalarse el Láser Fraxel para estrías es la solución más eficaz para combatirlas.

Debe de iniciar sesión para dejar un comentario Iniciar sesión

Coméntanos algo