¿Cabello sano en invierno? ¡Es posible!

Por  |  0 comentarios

El frío, el agua, la lluvia… son tres de los grandes enemigos de nuestro cabello. En invierno el pelo pierde el brillo que poseía meses anteriores, sobre todo si tenemos abundante melena.

¿Ya no sabes qué hacer para que tu pelo no parezca un estropajo? No sufras más. Es tiempo de comenzar la batalla capilar contra el frío.  Te contamos todas las claves para que puedas lucir un cabello sano durante la época invernal y ser la envidia de todos.

Lavar y aclarar

Siempre es necesario realizar un buen lavado del pelo, enjabonarlo dos veces como mínimo. Lo mejor es usar un champú rico en nutrientes y vitaminas, con efecto reparador y siempre teniendo en cuenta tu tipo de cabello (si es seco, graso en la raíz, quebradizo, etc.). El acondicionador también es fundamental, sobre todo para las largas cabelleras.

Cuidado con el aclarado, uno de los grandes errores que cometemos todos. Si dejamos restos de jabón o acondicionador puede generar problemas posteriores, como cabellos grasientos, caída, etc.

Di no al agua caliente

Aunque se está muy a gusto bajo el chorro caliente de la ducha, nuestro pelo no opina lo mismo. Es necesario siempre aclarar con agua templada. El exceso de temperatura del agua hace que nuestro pelo poco a poco se vaya debilitando y volviendo más y más quebradizo.

mascarilla-pelo

El producto clave: la mascarilla

La mascarilla sirve para nutrir el cabello y los folículos pilosos y conseguir que el pelo esté más sano y brillante. Podemos hacernos una mascarilla natural con aceite, huevo o yogurt, si no queremos gastar mucho dinero, y dejarla actuar unos 15 o 20 minutos. Lo bueno del invierno es que tenemos más tiempo para estar en casa y poder dedicar más tiempo a mimarnos en casa.

Lo más importante, aclarar bien para no dejar restos que puedan ensuciar el cabello.

Pelo mojado ¡stop!

Aunque quemar el pelo con el secador no es aconsejable, salir a la calle con el pelo húmero es aún peor. ¿Cómo evitar ambos problemas? Lo mejor es evitar el pelo mojado a toda costa (salvo que no nos quede más remedio porque el clima sea excesivamente lluvioso.

La humedad es mala para el pelo ya que lo debilita y en exceso lo pudre. No debemos salir con el pelo mojado, porque además de que se encrespará y debilitará, pillaremos un fuerte resfriado. Debemos secar el pelo antes de salir, sobre todo asegurándonos que las puntas estén secas.

Un consejo para apartar evitar usar secador todos los días: aprovecha las largas tardes de invierno, sécate el pelo con una toalla y luego déjalo al aire.

A raya con el frío

El frío invernal es nuestro gran enemigo. Nos reseca el cuero cabelludo y, sobre todo en las melenas largas, hace que se abran las puntas. Además de mascarilla, podemos aplicarnos nadfa más lavarnos el pelo o incluso antes de salir de casa aceite de argán puro o un buen sérum. Tu pelo brillará como las estrellas de cine.

plancha-pelo

¡Cuidado con las planchas!

Si somos adictas a las planchas, tanto para hacernos rizos o alisados, lo mejor es utilizar un protector térmico, para evitar los daños posteriores. La terapia termo protectora es necesaria sobre todo si tenemos el pelo teñido o con mechas, ya que el cabello está más seco y con el uso prolongado y continuo de las planchas solo conseguiremos deshidratarlo más.

Podemos aplicarlo de dos formas: mechón a mechón a medida que pasemos la plancha, o hacerlo por todo el cabello desde el principio. Con cuidado a la hora de aplicarlo, siempre de la mitad a las puntas, nunca en las raíces. Existen dos tipos de protectores, en crema, que se tiene que aplicar un poco una vez sequemos el cabello, o en spray, que se debe pulverizar a unos 20 o 20 cm del pelo.

Cortar por lo sano

Después de las agresiones del verano, lo mejor es pasar por el peluquero y hacernos un corte a la moda que nos ayude a sanear nuestra melena. Sabemos que el pelo abriga, pero una media melena es lo ideal para estas fechas. Tendrás el cuello libre para taparlo con abrigos y bufandas calentitos y sin despeinarte.

También es bueno cortar el pelo para que recupere su fuerza y evitar la caída. Aunque la caída del pelo suele ser en primavera y otoño, algunas personas experimentan el ciclo de caída del pelo en invierno o en verano (siempre es un ciclo de 6 meses).

Además de utilizar champús anticaída, tomar vitaminas y otros alimentos que nos ayuden a controlar la pérdida (como los huevos, pescados, carne, legumbres secas, queso, frutos secos, avena y cebolla, ajos), lo mejor es cortarlo (no al cero) para que recupere su aspecto saludable.

Debe de iniciar sesión para dejar un comentario Iniciar sesión

Coméntanos algo