De mi madre aprendí

Por  |  0 comentarios

¡Feliz Día Mamá! Sabes que hacer regalos no se nos da del todo mal -o eso creemos- pero creemos que te damos demasiadas pocas veces las gracias y hoy es la excusa perfecta para hacerlo. Esperemos que te guste nuestro perfume, nuestra ropa, el bolso o lo que caiga este año de sorpresa -confesamos que este año también hemos dejado lo de los regalos para última hora- pero esperamos mucho más que con esto que te escribimos, podamos darte las gracias por todo lo que nos has enseñado a lo largo de nuestra vida.

Es de bien nacido ser agradecido

Por: Rebeca

De mi madre no aprendí a hacer sumas y restas, pero sí que aprendí lo que suma y resta en la vida y también comprendí que merece la pena luchar por lo que suma y aunque a veces cueste, dejar ir lo que resta.

De mi madre aprendí que cuando vives con pasión todo es mucho más sencillo, siempre y cuando eso no ciegue la parte racional que también me enseñó -esta con mucha, mucha, mucha más paciencia-.

De mi madre aprendí que uno nunca nace fuerte, pero que todo el mundo puede serlo aunque por unas circunstancias u otras algunas veces nos veamos obligados a serlo cuando aún no estamos preparados. Por suerte, también me enseñó lo que significaba tener un apoyo, un hombro sobre el que llorar y también una fuente de regañinas que con el paso de los años me di cuenta que eran necesarias.

De mi madre aprendí que a los nietos siempre se les mima más que a los hijos, aunque de vez en cuando me deje coger una tableta de chocolate de la que les compra a mis sobrinas con tanto cariño -otras muchas veces también lo cojo a hurtadillas, aunque de ella también aprendí que no está bien mentir-.

De mi madre aprendí que “es de bien nacido ser agradecido”, que “a quien madruga dios le ayuda”, “que más vale pájaro en mano que ciento volando” y otro puñado más de refranes populares a los que a veces hago caso, aunque siempre fui más de tirar de la melancolía de los poemas de Miguel Hernández o de Antonio Machado que cantaba Serrat en las cintas que sonaban en los viajes en coche, en los que me enseñó que cuidar y preocuparte de los tuyos es una de las cosas más gratificantes y bonitas que puedes hacer.

De mi madre no lo aprendí todo, pero aprendí una de las pocas cosas que considero esenciales en la vida: la pasión y sé que eso es algo que solo me podría haber enseñado ella.

Para ti, la mujer de mi vida

Por: Lorena

¡¡Ay, mi mamá!! Pasarán los años y nos haremos mayores pero nunca dejaré de llamarte de la manera más cursi y más bonica: “mami”.  A ti y a mí solo nos separan 19 años y aunque son casi dos décadas – todo un mundo- a mí me parece que estamos mucho más cerca de lo que puede parecer.

Aparecí en tu vida cuando menos lo esperabas y aunque tuviste que dejar a un lado las salidas con las amigas, los estudios y las carpetas llenas de tus famosos preferidos, lo tuviste claro y nunca rechistaste de la decisión que tomaste, ser mamá.

Demostraste a todo el mundo que estabas más que preparada y que ser una adolescente no era nada incompatible con convertirte en una buena madre. Y así fue, como juntas aprendimos a ser madre e hija, nuevos roles que hasta el momento era algo desconocido para ambas.

Aparentemente siempre has sido la débil, frágil y complaciente de los dos pero los años y las distintas situaciones te han hecho deshacerte de ese disfraz, hasta convertirte en la mujer que no puedo estar más orgullosa: valiente, con coraje y fuerte.

Gracias a ti hemos aprendido que caerse y no levantarse es solo para los cobardes, que tenemos que luchar hasta como mínimo el minuto 93 y que aunque todo este perdido siempre hay una mínima esperanza en que toda pueda volver a cambiar y comenzar de nuevo a vivir desde cero con amor, pasión y sin olvidar de donde procedemos.

Nunca te lo he llegado a decir y aunque en el fondo de tu corazón sabes que lo pienso, de ti aprendí a que solo personas como tú sois capaces de ser mamá y papá a la vez, una lección de vida que estaré eternamente agradecida.

gloria-madre

Gloria y su madre.

irene-madre

Irene y su madre.

dayana-madre

Dayana y su madre.

coli-madre

Coli y su madre.

victoria-madre

Victoria y su madre.

lore-madre

Lorena y su madre.

Debe de iniciar sesión para dejar un comentario Iniciar sesión

Coméntanos algo